lunes, enero 22

Borges y Descartes.

Como digno regreso a este espacio cultural, y en vista de que nadie entendió -sólo Gino- o a nadie le interesó -a mi sí- el texto de Samuel Taylor Coleridge, presento un poema de Jorge Luis Borges, recogido en un libro titulado La cifra.




Descartes.

Soy el único hombre en la tierra y acaso no
haya tierra ni hombre.
Acaso un dios me engaña.
Acaso un dios me ha condenado al tiempo, esa larga ilusión.
Sueño la luna y sueño mis ojos que perciben la luna.
He soñado la tarde y la mañana del primer día.
He soñado a Cartago y a las legiones que desolaron Cartago.
He soñado a Lucano.
He soñado la colina del Gólgota y las cruces de Roma.
He soñado la geometría.
He soñado el punto, la línea el plano y el volumen.
He soñado el amarrilo, el azul y el rojo.
He soñado mi enfermiza niñez.
He soñado los mapas y los reinos y aquel duelo en el alba.
He soñado el inconcebible dolor.
He soñado mi espada.
He soñado a Elizabeth de Bohemia.
He soñado la duda y la certidumbre.
He soñado el día de ayer.
Quizá no tuve ayer, quizá no he nacido.
Acaso sueño haber soñado.
Siento un poco de frío un poco de miedo.
Sobre el Danubio está la noche.
Seguiré soñando a Descartes y a la fe de sus padres.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira, esto sí que está bueno.

Anónimo dijo...

Qué bien escribre, este tío.

J.P. Castel dijo...

He soñado escribir como Borges.
He soñado al Líder.
He soñado con la amistad de Gino.
He soñado con una oveja tomando café.
He soñado con un rinoceronte que fuma habanos.

Anónimo dijo...

Yo soñé que Brady no tiraba esa maldita última intercepción.

Phi.Lord Chandos dijo...

¡Maldito Brady! Muy mal.

Es agradable ver de nuevo vida por estos lares. Aunque sea vida estrafalaria. En fin... Dios nos hace y nosotros nos juntamos.

Diego: yo te saludo. Hoy mismo contesto tu amable correo.

Saludos a todos,

Alonso.