jueves, agosto 2

Teologia de estufa

A principios de 1975, el periodista argentino Orlando Barone se propuso reunir a Borges y Sabato. La empresa no era fácil. Llevaban años sin dirigirse la palabra. Barone, finalmente, lo consiguió. Movido por su admiración casi marmórea y armado con una grabadora, logró concertar siete reuniones. No se puede decir que el resultado sea genial. Es algo así como una disputa eruditísima, un estira y afloja, un ir y venir de datos egregios, una verdadera lluvia de referencias literarias-filosófico-anecdóticas, mediocremente cribada por Barone.
En medio de la cháchara, por ahí de la cuarta reunión, salta a la vista un breve intercambio de opiniones teológicas. Las líneas tienen un encanto morboso: ninguno comulga con el cristianismo. Ahora que, si en política Borges y Sábato no compartían opiniones --el peronismo ocasionó su distanciamiento--, no podía esperarse menos en religión.


BORGES: [...] Lo que no me gusta de Chesterton es que fuese católico. No lo entiendo.
SABATO: (Riéndose) No olvide ue era un católico inglés, y eso en Inglaterra es ser opositor.
BORGES: Sí, como ser protestante aquí. Además, el pertenecer a una minoría religiosa es una ventaja: lo obliga a uno a ser tolerante. Yo creo que Belloc le hizo mucho mal porque le metió en la cabeza la idea de que la religión católica se basa en el sentido común.
SABATO: La idea de que el catolicismo se basa en la sensatez es un disparate. Se basa en el absurdo, y por eso es inatacable. Pensar con lógica en la religión… Querer aplicar nuestras categorías humnas y sobre todo racionales a algo que las trasciende… Un disparate.
BORGES: Hecho ya censurado por Dios en "El libro de Job"
SABATO: El primero que aparece en su propia obra (se ríe). El primer escritor que hace una obra abierta.
BORGES: Creo que basta un dolor de muelas para negar la existencia de un Dios todopoderoso.
SABATO: (Mirándolo con ironía) Es probable que Dios no dé lo que uno quiere sino lo que uno necesita. Además, que Dios le traiga un dolor de muelas no es una prueba de la inexistencia de un Dios todopoderoso sino de la posible existencia de un Dios todopoderoso y perverso.
BORGES: Pero entonces no sería el Dios que adoran los católicos.
SABATO: Claro. Pero puede provocar dolores de muelas sin ser perverso: nuestra lógica no vale para la infinitud.
BORGES: Hay un arquetipo posible: Dios es tan generoso con el hombre, que le da todo, hasta la posibilidad del Infierno. Pero quién sabe si esos regalos convienen, ¿no?

Barone, Orlando: "Diálogos", Emecé 1996.


¿A poco no es muy bueno el chiste de Sabato sobre Dios y su obra? ¿Y qué hay de la tesis borgiana: Dios no puede permitir dolores de muelas? Estos argentinos… siempre mordaces.

8 comentarios:

Garcín Altoalcázar dijo...

Curioso diálogo sobre teología pampera. Me divierte que surja con pretexto de Chest. Cierto que lo tenía en gran admiración Borges.
Muy bien.
Y qué bueno que este bló vuelve a tener vida, poco a poco. Ya publicó nuestro líder. Ahora Mr. Lec. Enhorabuena. ¡Saludos y salud!

Jack Sparrow, Cap'n dijo...

Sinceramente, no entiendo que a alguien "lo" que no le guste de Chesterton es que sea católico. Pero mordaces sí son, estos señores.

Sphoenix dijo...

¿Y no será que Dios es más mordaz que esos dos tíos juntos?

Me late que sí

Phi.Lord Chandos dijo...

Borges luchó toda su vida con el catolicismo. Su principales objeciónes para no pertenecer a la Iglesia eran: 1) que la vida eterna sería un auténtico infierno, pues la memoria -la memoria de mis culpas- devoraría eternamente mi presente; y 2) que seguir siendo uno mismo infinitamente sería muy aburrido.

Borges no comprendió ni la redención -que nos absuelve de la culpa-, ni la auténtica caridad- el olvido de uno mismo, el vaciamento absoluto del yo para dar la vida por el "tú" (si el grano de trigo no muere...)

Curiosas objeciones que hacen del creador del Aleph un heresiarca contemporáneo.


Salud! (a decir verdad, las ideas aquí expuestas se las debo al "Zágal")

Justo Medio dijo...

Me agrada el título del post.
Pero tratándose de pamperos debió haber sido: 'Teología de asador'.

O. H. W. dijo...

Qué triste que alguien le ponga tilde a la palabra objeciones. En cuanto a Sabato y Borges, creo que no conocían lo suficiente la religión católica como para ser realmente mordaces con ella.

Rodrigo dijo...

Definitivamente: Teología de Asador

Brainwashed poet dijo...

Muy bueno el diálogo... ¿realmente es triste que alguien escriba objeciones con tilde?, bueno en mi vida he visto cosas tristes y definitivamente esa no es una, nunca he visto a alguien caer en el sofá del psicólogo por depresión causada por exceso de acento ortográfico en la escritura de otros, según recuerdo nadie se ha pegado un tiro por la pena que le daba la mala acentuación ajena…en fin, que lo que quiero decir que la expresión “es triste esto o lo otro” está siendo destrozada por pretenciosos universitarios que exageran el error ajeno en un patético intento de demostrar superioridad, lo cual sigue causando, para mi sorpresa, risitas en los campus.

Salud!
y buen blog.