martes, febrero 20

Karl Barth: el testimonio de un teólogo.


"¿Buena fe? Nunca me lo permitiría. Cuando sea llamado ante mi Dios y Señor, no me voy a presentar con una cesta a mi espalda llena con mis obras completas; todos los ángeles se echarían a reir. Ni tampoco diría para mi justificación: siempre tuve buena intención , `buena fe´. No, me presentaré allí con las manos vacías y sólo me parecerá oportuno decir: Dios, ten misericordia de este pobre pecador."

5 comentarios:

J.P. Castel dijo...

Si los ángeles reirían de sus obras completas. Que esperen un buen escupitajo los que lleguen con revistas "Tópicos" bajo el brazo y un par de Publicaciones Cruz.

Phi.Lord Chandos dijo...

Más vale llegar al cielo como un mendicante a suplicar misericordia, que como un imbécil engreído por sus "buenas obras".

Phi.Lord Chandos dijo...

¿Vas a ir hoy a las reuniones de mixcoac?

Jack Sparrow, Cap'n dijo...

Pero aún más vale llegar como John Elway.

No, "en buena lid"...

Garcín Altoalcázar dijo...

Dawid: eres estrafalario.

Mejor es llegar allá como el diario del cura rural, habiendo pronunciado apenas "Todo es gracia".