viernes, febrero 8

Amor de verdad



-¿Me quieres?
-Sí. Lo sabes.
-¿Qué tanto?
-Mucho.
-¿Cuánto es mucho?
-No sé. La pregunta no vale. No se pueden cuantificar los sentimientos.
-Pero ¿me quieres más ahora o cuando nos conocimos?
-Igual
-¿Igual?
-Igual.
-¿No puedes quererme igual?
-Sí, sí puedo. Actualmente te quiero tanto como al principio. Aunque algunas cosas no sean las mismas.
-¿Cuáles?
-Pues... ya no es el vértigo del cortejo. El mariposeo en el estómago desapareció hace algún tiempo. Creo que es un amor más maduro: no anclado al presente, al momento, sino más prospectivo.
-¿Eso es bueno o malo?
-Ni uno ni otro. Es diferente.
-Entonces, ¿todavía me quieres?
-Sí. Aún te quiero.
-Y ¿harías cualquier cosa por mí?
-Casi cualquier cosa.
-¿"Casi"? ¿Qué no harías?
-Agraviar a otras personas que quiero.
-Y ¿qué sí harías por mí?
-Desprenderme de todo lo material, arriesgar mi propia integridad y... contestar a todas tus inquietudes.

2 comentarios:

Garcín Altoalcázar dijo...

Eso sí es amor. Creo que todos hemos sido sometidos a ese (u otro muy similar) cuestionario.

Artemisia dijo...

De-ja-vú!