martes, abril 8

El Renacimiento

Amigos, amigos queridos -¡amigos!, ¡que aún los hay!:

Mañana el mundo ha de conmover sus cimientos. Los montes, me temo, brincarán y bailarán. Músicas extrañas, barbáricas, serán convocadas y resonarán desde laudes de laúdes imposibles, cuernos constantes, tronantes trompetas; cantará el cielo lejos, y, espasmos telúricos, gemirá la tierra como sólo hizo en la Creación, a la vez que los ojos de alguna virgen por nacer, al saberlo, se conmuevan en lágrimas de alegría sencilla y bella por saber lo nuestro, nuestro affaire: El Renacimiento.

Con melancolía nos recordaremos, ingenuos entonces, desencantados de optimismos frágiles. Amigos: no hay más mundo ya, ¿hay nosotros aún? ¿Qué hay que conserve sentido? ¡Crearemos Cielo y Tierra desde nuestras plumas! Inventaremos motivos violáceos, los escanciaremos en copas de vino, reiremos franca, abiertamente, ¡qué hermoso! Han de bailar nuestras voces, con el mundo conmovido, biendiciendo invenciones, tremendas unas, otras simples, como el Universo cuya espalda vemos (¿no es así, David, caro?). Y a fuerza de ver y ver el mundo, de nuevo, otra vez, siempre de nuevo, ¡por fin hemos de verlo, después de mucho tiempo, al quedarnos casi ciegos, casi hombres entonces, casi inocentes! Distraídos hemos andado, errando mil caminos, trillando viejos, rompiendo de otros su virginidad.

Y he aquí que, de nuevo, ¡nos reunimos!

¿No es motivo para hacer llorar hasta a un marino? ¿Incluso, fuerza es decirlo, al mar mismo? ¡Y sin embargo, reímos! ¡Nosotros! ¡Que tanto nos quisimos!

3 comentarios:

david-. dijo...

What was the start of all this? When did the cogs of fate began tu turn? Perhaps it is impossible to grasp the answer now, from deep within the flow of time...

But for a certanity, back then, we loved so many, yet hated so much. We hurt others and were hurt ourselves... Yet even then, we ran like the wind. Whilst our laugther echoed, under cerulean skies...

?Browning

Phi.Lord Chandos dijo...

Este texto me evocó las lecturas apasionadas que Juan hacía de Broch.

Mi parabien a las "Reuniones de Mixcoac" por su resurgimiento.(Supongo que lo que hoy discutiremos primero es el nombre)

Siento una curiosa melancolía al pensar en nosotros en aquellas primeras reuniones... Hace ya dos años...¿Seguirá vivo Xavier? ¿Cómo estará su hijo?

Se te extrañará, Dawid.

P.S. A parte de las copas, habría que comprar una libretilla elegante para llevar una romántica bitácora de nuestras reuniones...

P.S. Este blog ha recuperado su sentido al volver a sus raices... snif, snif.

J.P. Castel dijo...

¿Juan levitaste, al escribir esto, como antaño?

Tenemos que conseguir un gordo que nos sirva el vino y nos vea con lascivia. No será lo mismo sin él.

P.S. Ayer me topé con el Di. Estuve a punto de atropellarlo, accidentalmente. Pero, como siempre, después de reconocerme, ni siquiera con su vida pendiendo de mi pie derecho, me volteó a ver. Llevaba una bolsa de Gandhi. Creo que eran libros de Polo y Heidegger.