lunes, abril 14

Más sobre depresiones jesuíticas

D.- Me perdonarás si no le tengo demasiado aprecio a las tristezas de drogadictos asesinos y violadores. Chesterton ha expresado algo que sentía ha mucho: "Las tristes almas de los noventas perdieron la esperanza porque tomaron demasiada absenta; nuestros jóvenes han perdido la esperanza porque un amigo murió de una bala en la cabeza".
Yo sólo me pregunto si se refiere a sus noventa o si alcanzó a ver el grunge de nuestros noventa por un movimiento profético.

J.M.- ¿Por qué descartar ambas como excluyentes?

D.- Porque me pillan las depresiones baratas adolescentiles.

J.M.- ¿Qué depresión es digna, amigo, de tu reconocimiento? ¿Acaso la consabida jesuítica es la única?

D.- ES DIGNA UNA DEPRESIÓN QUE SITÚE EL VACÍO HUMANO CONTRA LA NECESIDAD DE UN ABSOLUTO QUE LO LLENE. NO ES DIGNA LA DEPRESIÓN DEL VACÍO HUMANO QUE ENCUENTRA INSATISFACTORIAS LAS FRUSTRACIONES ESTÚPIDAS DE LA LIMITACIÓN DE SUS FETICHES.

J.M.- Buena parrafrada. Creo que deberías postearla. Doy mi aquiescencia a tu parecer. Pero añado que peores son las depresiones edulcorantes de afanes esteticualos.

2 comentarios:

The Phoenix dijo...

¿Y si el absoluto es el fetiche?

david-. dijo...

¡Vaya...! Sugiero que conteste esa pregunta el cuelga las Tischreden espontáneamente (y les añade a las palabras tipografías solemnoides).